C. M.
Seguidora en redes
Para mi ha sido un gran descubrimiento saber que si tratas a los peques con amabilidad y respeto ellos responden de la misma forma. Ante, una “rabieta”, se baja la voz, le miras a los ojos, le dices que le quieres y que le escuchas....¡vaya si funciona!